¡Prohíban las "terapias de conversión" en la Unión Europea!

La Comisión Europea tiene el deber de tomar medidas contra las “terapias de conversión” y presionar a los Estados Miembros a prohibirlas.

Las llamadas “terapias de conversión” pretenden cambiar la orientación sexual, la identidad de género y/o la expresión de género de una persona.

No existe otra forma de llamar estas prácticas sino tortura. Por esto, la juventud LGBT+ se encuentra especialmente vulnerable.

Estudios revelan que estas "terapias" se practican en más de 69 países del todo el mundo, entre ellos Estados Miembros de la Unión Europea.

El Parlamento Europeo, la ONU y todas las principales organizaciones de salud física y mental han condenado estas prácticas. Además, la ciencia ha sido clara: Las “curas gay” ocasionan un grave sufrimiento físico y mental.

Actualmente, solo Alemania, Malta y algunas partes de España han prohibido estas prácticas. Otros Estados Miembros de la UE, como Francia, pretenden hacerlo. Sin embargo, ya que varios de los Estados Miembros no pretenden adoptar este tipo de legislación en un futuro cercano, la Comisión Europea tiene la responsabilidad de tomar medidas.

0personas han firmado
Meta: 50.000

A: Věra Jourová, vicepresidenta de la Comisión, encargada de Valores y Transparencia; Helena Dalli, Comisaria para la Igualdad; y Stella Kyriakides, Comisaria para la Salud y la Seguridad Alimentaria.

Las llamadas “terapias de conversión” son consideradas crueles, inhumanas y degradantes, y claramente constituyen tortura.

Considerando las competencias de la Unión Europea en salud pública, libertad, seguridad y justicia, la Comisión tiene el deber de tomar medidas en este aspecto.

Les instamos a que inicien una propuesta legislativa que prohíba en toda la UE cualquier forma de “terapia de conversión”, o bien proporcionen asistencia conjunta a sus miembros para que ofrezcan acciones legales concretas con el fin de prohibirlas.


0personas han firmado
Meta: 50.000